Llamamiento para investigar los crímenes del ejército ruso

El Comité Antiguerra pide una investigación internacional independiente de los crímenes del ejército ruso y el reconocimiento como genocidio de las ejecuciones sumarias y los asesinatos de civiles en el territorio ucraniano ocupado por Rusia.

La retirada del ejército ruso de Kiev reveló al todo el mundo una imagen espeluznante: cientos de civiles cuyos cuerpos fueron simplemente arrojados a las calles de las ciudades ucranianas; personas con las manos atadas, disparadas a quemarropa; mujeres asesinadas, niños, familias enteras que claramente no podían haber sido confundidas con oponentes armados.

Esta es la cara de la guerra de Putin. Una guerra que ahora no puede llamarse de otra manera que genocidio del pueblo ucraniano. El nombre de la pequeña ciudad de Bucha, en la región de Kiev, en un solo día se ha convertido en un nombre tan conocido como el de Srebrenica en Bosnia. Las pruebas de las brutales masacres, los fusilamientos de los habitantes de Bucha, las huellas de los saqueos y la violencia de las tropas rusas han dado la vuelta al mundo en los medios de comunicación. La evidencia es indiscutible y no puede ser ignorada.

Desde el principio, la agresión de Putin contra Ucrania ha sido un crimen de guerra. Cada día y hora de esta guerra injusta e invasiva se ha cobrado la vida de ciudadanos ucranianos. Pero las pruebas que están apareciendo ahora en Bucha, Motyzhyn, Mariupol y otras ciudades y pueblos demuestran innegablemente la destrucción intencionada por parte de las tropas rusas de la población civil y pacífica de las regiones capturadas de Ucrania.

Lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo en el territorio de Ucrania desde el 24 de febrero de 2022, según la definición de la ONU, es un genocidio del pueblo ucraniano. Este es un crimen del régimen de Putin no sólo contra Ucrania, sino contra la humanidad. Este delito no tiene plazo de prescripción y debe ser debidamente investigado y castigado. Todos los que participaron en el genocidio del pueblo ucraniano — desde los soldados rasos hasta el Comandante en Jefe Supremo — deben ser identificados y llevados ante la justicia por un tribunal internacional.

Hasta que ese juicio sea posible, hacemos un llamamiento a toda la comunidad internacional y especialmente a los países de la Unión Europea para que aprovechen todas las oportunidades para poner fin a la guerra y al genocidio del pueblo ucraniano. Entendemos que los gobiernos democráticos no están dispuestos a arriesgar la vida de sus soldados. Pero en una situación de genocidio en curso, están obligado a sacrificar su economía. Ninguna vida humana vale dinero o cifras económicas.

Exigimos el cese inmediato de todas las relaciones comerciales con el agresor y el embargo de la compra de petróleo y gas rusos, aceptación de las pérdidas económicas derivadas de tal decisión, armamento de Ucrania con las armas más modernas, municiones y combustible, y abrimiento de un contrato de préstamo en toda regla.

Cada día de retraso en la toma de estas decisiones cuesta cientos de vidas humanas.

Miembros del Comité Antiguerra de Rusia:

  • Sergey Aleksashenko, economista
  • Marat Guelman, marchante de arte
  • Dmitry Gudkov, político
  • Sergey Guriev, economista
  • Boris Zimin, empresario
  • Vladimir Kara-Murza, político, historiador
  • Garry Kasparov, político, 13º campeón mundial de ajedrez
  • Yevgeny Kiselev, periodista
  • Yulia Latynina, escritora y periodista
  • Elena Lukyanova, abogada
  • Yuri Pivovarov, historiador, miembro de la Academia de Ciencias de Rusia
  • Lyubov Sobol, política
  • Mikhail Khodorkovsky, figura pública
  • Yevgeny Chichvarkin, empresario
  • Konstantin Chumakov, científico Viktor Shenderovich, escritor
Поделиться